Para explicar cómo ser una empresa innovadora y AGILE veamos primero el ciclo de vida de un producto AGILE.

Empecemos por detectar una oportunidad. Esta, con una metodología de innovación tipo Design Thinking se convertirá en una idea de negocio, a la cual se le da forma de prototipo que nos hará ajustar la idea hasta que cumpla nuestros objetivos. Necesitaremos entonces que un equipo construya el MVP (un producto mínimo que aporte valor)

Con este MVP accedemos al mercado para obtener feedback. Con ese feedback, en un proceso recursivo de diseño, mejoraremos el producto. Para que esto ocurra de forma coordinada, el equipo de trabajo deberá seguir una metodología AGILE, incorporando de manera incremental las nuevas funcionalidades definidas por negocio. Así irá creciendo el producto y el mercado al que está dirigido.

 

  • Nos encontramos con dos problemas frecuentes:
    Que negocio quiere hacer AGILE y monta su proceso de design thinking, pero el equipo de operaciones no lo hace: como resultado el time-to-market se ve gravemente dañado.
  • Que la empresa manda al equipo trabajar en AGILE, pero sin estar engranado con un proceso de innovación AGILE. En este caso el equipo no recibe trabajo de forma continua e incremental, con lo que sufre paros y variaciones de carga de trabajo y su productividad se desploma.

Si habláramos como si fuera un motor, diríamos que ambas piezas deben estar en AGILE o el motor gripará.

Por lo tanto, no se trata de mandar al equipo a aprender AGILE, ni al equipo de marketing a aprender design thinking. La decisión de aplicar una metodología de innovación AGILE es una decisión global de empresa. La empresa debe además tener un modelo de gobierno adaptado, ya que si es puramente tradicional, ahogará todo el conjunto.


Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Porque toda empresa puede, y debe, implantar AGILE

No te decimos como hacerlo, lo hacemos contigo